logo
Buscar:

Esto no es una pipa, Saturno. Por Eduardo Halfon

 

 

París, 1912. Desesperado, el pintor guatemalteco Carlos Mérida entra galopante en su pequeña pieza de la Rue des Fossés. Adentro, horrorizado, contempla el cadáver retorcido de Carlos Valenti (con quien había llegdo a Francia hacía seis meses para estuidar pintura) que yace con dos manchas rojas sobre su camisa blanca. ¿Qué sucedió? ¿Qué causas mermaron en la mente del pintor para que decidiera quitarse la vida? Ésta y otras temáticas son los grandes atractivos que Eduardo Halfon plantea en esta obra.  

Pan y cerveza. Dickens sugería dicho menú como última comida para los suicidas inminentes. Y no pocos siguieron su consejo… 

Dicen que el artista es un alma incomprendida, un prisionero del ser y un melancólico de la existencia. Puede que tengan razón y desde ahí explicar por qué tantos y tantos personajes del arte han adoptado el quitarse la vida como único medio de salvación propia. Ésta es la idea que Eduardo Halfon trabaja a través de las páginas de Esto no es una pipa, Saturo, libro editado por Alfaguara y que se encuentra disponible en la Biblioteca Von Mises.  Así, el texto se basa en la historia del mítico artista guatemalteco Carlos Valenti, quien se suicidara en París en 1912. 

El libro presenta una técnica novedosa e interesante. Es una revisión comentada del suicidio de Valenti. Halfon, entonces, utiliza a varios personajes de la periferia del autor para recrear el hecho: Carlos Mérida, Van Dongen, Picasso, Matisse, etc. El gancho, sin embargo, está en el hecho de que los personajes encaran un escenario ficticio que deja entrever cada una de las pinturas del artista. Así, el texto se convierte en un ameno e ilustrativo aliado para acercarse a la personalidad de Valenti y su obra.