Inicio


 

English


 

Eventos


 

Carlos Mérida

Las artes visuales contemporáneas de Guatemala no han tenido sino dos personalidades a quienes podría llamárseles geniales, Carlos Valenti y Roberto Ossaye. Ni yo mismo podría aventurarme a pensar en llegar a la altura artística de aquellos dos predestinados.

Inicio

ABRIL 2016

CARLOS VALENTI: obra y vida

Centro Cultural Municipal - 7 Avenida 11-67 zona 1

Antiguo Palacio de Correos

del 7 de abril al 11 de mayo de 2016 

Inauguración: 7 de abril 6:30pm

LOS ESPERAMOS

 


"Les damos la bienvenida al museo virtual de Carlos Valenti, queremos invitarlos a que navegen en cada una de sus páginas, en ellas econtrarán un esfuerzo de recopilación de datos, que esperamos pueda servirles para poder conocer, sentir y profundizar la vida, la obra y la "pasión por el arte" de este gran pintor".   


 Carlos Valenti, fue un pintor que nació y murió en Francia y vivió la mayor parte de su vida en Guatemala. Artista dotado de innegable talento, quien a pesar de las represiones morales y los convencionalismos de una época guatemalteca perfilada por una dictadura (Manuel Estrada Cabrera), llegó a desarrollar en su corta vida una de las obras más importantes para la historia del arte del siglo XX.  Formó parte de un grupo de artistas, literatos y poetas que laboraron en gran cohesión junto a Jaime (Jaume) Sabartés Gual, catalán nacido en Barcelona y amigo intimo de Pablo Picasso, de quien fuera su secretario privado desde 1935. Sabartés se separo de Picasso en 1904 y se traslado a vivir a Guatemala en donde tuvo su residencia hasta 1927. Carlos Valenti, se perfiló en aquel cenáculo intelectual como el faro que todo lo iluminaba, llego a ser un buen amigo y maestro. A los 22 años de edad llego a tener su propio “propio estilo”. Todo su genio se manifestó desde sus inicios, sin titubeos, ni vacilaciones. Para la época en que vivió, su obra fue de una audacia sin límites.

Su producción artística fue muy corta, entre 5 o 6 años (etapa de 1907-12). Valentitravés de su arte se encargó de expresar un sentimiento, de trasmitir su propia visión interior. En sus pinturas de paisaje al óleo encontramos a un ser apacible, en contradicción con la figura suicida de sus últimos días. Sufrió de angustias, depresiones y cierta misantropía en su temperamento atormentado por esa constante inquietud de su espíritu y por su salud precaria (perdida visual por diabetes). Sus trazos manuales se identificaron con monstruos, fenómenos, seres contrahechos o miserables.En 1912 viajó a Paris para continuar sus estudios en la Academia Vitti con los maestros Cornelius Kees Van Dongen y Hermenegildo Anglada Camarasa. Su capacidad visual, muy disminuida por la diabetes, lo obligó a consultar a un especialista. Este le diagnosticó una ceguera por diabetes y le recomendó que dejará permanentemente la pintura. La depresión lo embargo, la insatisfacción de no poder entregarse totalmente a su mayor pasión "el arte", lo llevo a la determinación de segar su vida mediante dos balazos en el pecho. Fue enterrado en el Cementerio de Montparnasse, una fría y lluviosa mañana del mes de noviembre de 1912.

Para ampliar su biografía hacer clic en